Los operadores trabajan en un método seguro y ergonómicamente correcto y eficiente para reducir al mínimo el tiempo de ciclo entre piezas y aumentar la calidad. Los sistemas de retroalimentación garantizan fuerzas, pares y ángulos adecuados alcanzados durante la instalación de los componentes.